Newsletter

Just enter your email to get all the latest offers
[contact-form-7 404 "Not Found"]

Antiguo temporizador de cocina VEB FEINWERKTECHNIK DRESDEN

30

Temporizador de cocina vintage fabricado por la empresa Veb Feinwerktechnik (Veb Ingeniería de Precisión) de Dresden. Carcasa de plástico blanco sobre cuerpo metálico en azul. Logotipo de la empresa en el centro del dial. Presenta signos de cambios de color en el plástico (quizás por haber estado mucho tiempo al sol) y algunos roces en la pintura azul de la parte metálica trasera.
Funciona perfectamente. Tiempo máximo a programar: 60 minutos

1 disponibles

Categoría:
Quiero más información

He leído y acepto la política de privacidad de Regreso Al Futuro

Deseo recibir comunicaciones comerciales de Regreso Al Futuro

Década

Años 70

Material

Plástico

País

República Democrática Alemana

Dimensiones

8 cm alto – 6 cm ancho – 4 cm fondo

Sobre Veb Feinwerktechnik Dresden

Empresa nacionalizada de la República Democrática Alemana que se dedicó a la producción de temporizadores  y relojes de control horario para uso doméstico o industrial y que dependía del gigante productor de relojes de la RDA Ruhla. Ruhla en la década de los 80 era el mayor productor de relojes del mundo y  fue la primera empresa alemana en enviar uno de sus relojes al espacio. A partir de 1980 la producción de temporizadores se reubicó en Ruhla y Veb Feinwerktechnik Dresden se dedicó a la producción de piezas técnicas.

1 valoración en Antiguo temporizador de cocina VEB FEINWERKTECHNIK DRESDEN

  1. Regreso al Futuro

    Sin duda este pequeño temporizador mecánico de cocina es un objeto de coleccionismo. Y lo decimos con la boca grande pues unidades de esta marca se pueden encontrar en varios museos a lo largo de la geografía alemana (Museo de Leizpig, Museo de la RDA de Berlín y Heimatmuseum Alten de Dessau-Roblau).
    Forma parte de la historia de un país que existió en Europa central durante la época de la guerra fría (entre 1949 y 1990) y cuya producción industrial mayoritariamente se quedaba tras sus fronteras, tras su muro.
    No hay muchas unidades “vivas” circulando por ahí de este pequeño objeto cotidiano de las cocinas de un territorio que permaneció cerrado al mundo hasta 1990 y nosotros tenemos una. Una unidad que representa un pedazo de historia contemporánea de Europa…

Añadir una valoración

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *