Newsletter

Just enter your email to get all the latest offers
[contact-form-7 404 "Not Found"]

Sacapuntas y abrecartas vintage Philips

35

Letter Opener & Pencil Sharpener – Afilador de lápices sacapuntas y abrecartas eléctrico Philips de los años 70. Se ha probado con pilas y funciona bien tanto el sacapuntas como el abrecartas. Le falta el embellecedor de plástico del sacapuntas aunque no afecta a su funcionamiento. Está en un estado vintage bueno con algunas señales del uso o del tiempo en su superficie. Funciona con 4 pilas tipo C o enchufado a la red con un adaptador (no incluido).

1 disponibles

Categoría:
Quiero más información

He leído y acepto la política de privacidad de Regreso Al Futuro

Deseo recibir comunicaciones comerciales de Regreso Al Futuro

Década

Años 70

Material

Plástico

País

Paises Bajos

Dimensiones

13 cm ancho – 6,5 cm alto – 9,5 cm fondo

Sobre los sacapuntas

A mediados del siglo XIX se inventó y patentó el primer sacapuntas o afilalápices. Éste era mucho más eficaz queel tradicional afilado a navaja por lo que se popularizó rápidamente.
Algo más tarde, ya metidos en pleno siglo XX, en la década de los 40, se inventó el sacapuntas de manivela manual y el sacapuntas eléctrico. Éstos supusieron toda una revolución y formaron parte, en aquellos años, de todas las oficinas del mundo.

1 valoración en Sacapuntas y abrecartas vintage Philips

  1. Regreso al Futuro

    El día que compré este sacapuntas y abrecartas eléctrico Philips afilé todos los lápices que encontré por casa. Después de los tres primeros lápices la acción se tornó un poco adictiva y tengo que decir que alguno lo afilé dos veces.
    El abrecartas tardé algo más en probarlo. Bajé al buzón y, nada, estaba vacío. Al día siguiente volví a bajar y más de lo mismo. Fué al tercer día cuando me llegó una carta del banco. Estaba ansioso por abrirla con el abrecartas eléctrico Philips (tengo que decir que no me suele gustar abrir cartas del banco pues nunca traen alegrías). Introduje el sobre en la ranura y lo enganchó rápidamente abriéndolo en un santiamén.¡Qué sensación! Me gustó casi más que el afilalápices y, si aquel era adictivo, éste era como droga dura. Los siguientes quince días estuve bajando al buzón a la espera de correspondencia para acallar mi nueva adicción con una dosis.

Añadir una valoración

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *