Newsletter

Just enter your email to get all the latest offers
[contact-form-7 404 "Not Found"]

Antigua jarra de porcelana La Gran Bacanal

250

Esta jarra de vino de porcelana española de estilo Capodimonte presenta un estado de conservación perfecto sin marcas de uso ni del paso del tiempo. Atribuida a la fábrica de cerámica de José María Álvarez.
Relieve de friso corrido pintado a mano que representa la gran bacanal romana. Decorada en boca y asa en pan de oro.

1 disponibles

Categoría:
Quiero más información

He leído y acepto la política de privacidad de Regreso Al Futuro

Deseo recibir comunicaciones comerciales de Regreso Al Futuro

País

España

Década

Años 40

Material

Porcelana

Dimensiones

21 cm ancho con asa x 26,5 cm alto (diámetro de la base 14 cm)

Sobre Capodimonte y el autor
Poco se conoce sobre la fábrica de cerámica de José María Álvarez. Tan solo que cerró sus puertas hace ya más de 50 años y que sus obras están muy cotizadas en el mercado actual. Muchas de sus obras se vieron influenciadas por el estilo Capodimonte, estilo caracterizado por piezas de gran colorido, fuerte relieve y un acabado muy fino y de gran calidad.
Se le atribuyen dos firmas diferentes a sus obras. La primera está representada por una “A” y es la más común. La segunda se compone de media flor de lis sobre dos puntos.
La Real Fábrica de porcelanas de Capodimonte fue fundada por Carlos VII (futuro rey Carlos III de España) en 1743. Fue construida en Nápoles, en el bosque de Capodimonte, un magnífico coto de caza para uso y disfrute de la realeza y junto a un palacio allí existente también llamado de Capodimonte. En 1759 el rey Carlos volvió a la corte de Madrid ya como Carlos III y se llevó consigo artistas y obreros de la fábrica de Capodimonte para fundar la Real Fábrica de Porcelanas del Buen Retiro.
Fuente: Real fábrica de porcelanas de Capodimonte, revistadearte.com

1 valoración en Antigua jarra de porcelana La Gran Bacanal

  1. RaF_P-P-F

    Esta obra ha formado parte del legado familiar y ha permanecido en casa expuesta desde los años 60. Fue adquirida en esa década a un anticuario de Salamanca que fue quién lo dató en la década de los 40.
    Sus relieves policromados representan una gran fiesta de vino y comida donde los cuerpos brillan por la ausencia de ropa y la turgencia de sus formas, y donde los desinhibidos participantes parecen pasarlo francamente bien comiendo, bebiendo y cantando.
    Esta jarra evoca en mí recuerdos adolescentes de fiestas a las que la realidad de la vida nunca me llevó pero en las que sí supo sumergirse mi pueril imaginación muchas, muchas veces y que, por tanto, ya nadie me tiene que contar….

Añadir una valoración

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *